La Internacional sindical UNI-MEI analiza las consecuencias del exceso de jornada en el ámbito de la producción del cine y la televisión

Campaña Time4rest de UNI-MEI: Tiempo para descansar

El Sector de Medios y Cultura de FeSMC-UGT participa la reunión mundial del Grupo de Trabajo de Cine y producción Televisión de UNI MEI, con el fin de elaborar un enfoque internacional para hacer frente a los desafíos que plantean las horas y condiciones de trabajo seguras en la industria del cine y la televisión.

Se han presentado los resultados de la campaña Time4rest de 28 sindicatos afiliados de 22 países. La encuesta recogió datos sobre los convenios colectivos, las horas de trabajo y las condiciones de trabajo.

El testimonio de los líderes sindicales durante la reunión, destacaron los aspectos clave de una cultura global de largas horas que hacen que el trabajo en la industria del cine y la televisión sea injusto, desigual, inseguro e insostenible para muchos trabajadores.

Con demasiada frecuencia, se exige a los equipos que trabajen más de 50 horas semanales. Las horas extraordinarias recurrentes, el descanso insuficiente, el uso extensivo del trabajo de fin de semana y la falta de respeto a los requisitos básicos de seguridad son tendencias globales de una industria que está dominada por grandes multinacionales, y por las empresas nacionales que controlan el sector.

Cada uno de los sindicatos representados ha expresado su experiencia en la campaña y cómo son las condiciones que se dan en su país para desarrollar el trabajo en el sector. Donde algunos países europeos luchan por jornadas inferiores a las 12 horas, en otros las jornadas suelen llegar a las 17.

De las intervenciones podemos destacar que se han puesto que hay problemas comunes en todo el sector a nivel global:

El exceso de horas, que puede llegar hasta las 20 horas por jornada, se sobrellevan con la ingesta de estimulantes, en algunos casos incentivada por la propia producción.

Estas largas horas de trabajo suelen llevar aparejado un cansancio extremo, que aumenta las posibilidades de accidentes en los trayectos de vuelta a casa.

Por otro lado, se ha puesto de relevancia la salud mental y el estrés como factores de preocupación de las personas trabajadoras del sector.

Los profesionales requieren un alto nivel de concentración durante muchas horas, a lo que se suma, que la fórmula más habitual de contratación es de autónomos lo que aumenta, aún más, la competitividad entre las personas trabajadoras.

Uno de los elementos que hasta ahora no había entrado en juego, es la deslocalización del trabajo. Gracias a la digitalización algunas profesiones del sector se pueden llevar a otros lugares.

Hay países que ahora mismo están recibiendo nuevas producciones aprovechándose de las bajas tasas de afiliación y derechos que las personas trabajadoras tienen en esos países.

Por ello, nuestros compañeros y compañeras de la región latinoamericana han solicitado un apoyo explícito en este sentido.

También se ha señalado otro de los problemas del sector, las amenazas que sufren algunos de nuestros compañeros y compañeras a la hora de poner límites tanto a las horas, como a otros tipos de condiciones.

Para finalizar se han expuesto propuestas para desarrollar desde la sede central entre las que podemos destacar: