La pandemia ha intensificado la demanda de los servicios para el cuidado de personas

El pasado jueves, 10 de diciembre, FeSMC-UGT participó en la conferencia final del proyecto “Promoción de los Servicios Personales y Domésticos Ad-PHS (Advancing Personal and Household Services)” en el que han participado mas de 130 miembros de distintas organizaciones patronales, sindicales y políticas de varios países.

Se presentaron los informes de los estudios realizados y el análisis de las medidas políticas realizadas en el sector de los servicios personales y doméstico donde cabe destacar que es necesario la profesionalización del sector dotándola de una formación adecuada, de mayor apoyo público para una mejora de las condiciones de trabajo, luchar contra el trabajo no declarado y dotar de un marco regulador al propio sector.

Con la pandemia se ha intensificado la demanda de los servicios de cuidado de personas, a pesar de que, al principio de la misma, hubo un cierre total (26%) o parcial (21%) de las empresas proveedoras de dichos servicios con una disminución de facturación del 73 %. Para las personas trabajadoras supuso una reducción de horas de trabajo (46%) o el cese total (10%).

Posteriormente, en las mesas redondas se realizaron presentaciones por parte de EASPD – Organizaciones Europeas de proveedores de Servicios (Bélgica); ACOSS – Agencia central de Organismos de la Seguridad Social (Francia); Federación Internacional para la Familia; Grupo SSI- Servicios Sociales Integrados Cooperativa (Bizcaya- España); EFFAT y UNI, entre otras.

La Conferencia estableció como conclusión, las siguientes recomendaciones para el sector:

  • Mejorar las condiciones de trabajo para satisfacer la demanda debido a la creciente población de edad avanzada en toda Europa y luchar contra el trabajo no declarado.
  • Mejorar el diálogo social y el acceso a la negociación colectiva.
  • Mas formación, y en el caso de los servicios de cuidado de carácter socio sanitaria para que de mas valor a su actividad.
  • Mecanismos financieros para reducir los costes de los usuarios para evitar el “trabajo en negro”.

En el encuentro estuvo presente el eurodiputado Dragos Pislaru (Renew Europe, Rumanía), miembro del Comité de Empleo y Asuntos Sociales, que se comprometió a apoyar la presentación de un proyecto piloto para el sector en 2022.

Los servicios personales y domésticos son una inversión social importante ya que tienen un impacto en el empleo. Muchos trabajadores y trabajadoras que durante esta pandemia han quedado sin empleo en su sector han encontrado una salida en este sector de actividad.